La patata: miles de cualidades, pero…¡Ojo a la solanina!

 

Delicioso, nutritivo, económico, adaptable a diferentes condiciones de suelo y clima, fácil de cultivar y almacenar y hasta el 85% comestible: la patata es un alimento con cualidades infinitas, el cuarto más popular en todo el mundo después del maíz, el trigo y el arroz. No es casualidad que las Naciones Unidas proclamaron el 2008 como el año internacional de este preciado alimento, haciendo hincapié en su importancia en la lucha contra el hambre y la pobreza.

¿Qué hay de la NASA, que en colaboración con el Centro Internacional de la Patata (CIP) tiene previsto invernaderos para cultivarlas incluso en Marte?
Originaria de las regiones andinas de Sudamérica y Centroamérica, la patata fue domesticada por primera vez hace unos 7 mil años en el área de la meseta entre Bolivia y Perú. En Europa se introdujo sólo después de la conquista española del Perú a finales del siglo XVI, mientras que la difusión se produjo en el siglo XVIII, cuando, en su calidad de alimentos al alcance de los más pobres desempeñó un papel crucial en el tratamiento de la hambruna, la que para los historiadores fue un factor importante del desarrollo demográfico entre los siglos XVIII y XIX.

Se ha recorrido un largo camino este tubérculo, que durante mucho tiempo en el Viejo Continente tuvo una mala reputación. Nunca mencionada en la Biblia, crece en las profundidades de la tierra en lugar de nacer de las flores o ramas de los árboles, su forma de bultos recordó a las erupciones de la lepra y se creía que era venenosa y causa de flatulencia: para estos y otros aspectos, la patata se consideró un alimento diabólico, de manera que no faltaron incluso exorcismos y la condena en la hoguera. Creencias obsoletas y totalmente erróneas, si es cierto que el mismo economista alemán Friedrich Engels declaró que este humilde comida había revolucionado la historia desde el descubrimiento del hierro. De su importancia también era muy conscientes los irlandeses, que la convirtieron en el alimento básico, y el producto principal de su economía desde finales del siglo XVII.

La patata

Hoy en día, la patata es una fuente de alimento de importancia primordial y se cultiva en todo el mundo, desde las zonas templadas a la subtropical.
Desde el punto de vista botánico, la patata (Solanum tuberosum) es una planta herbácea perteneciente a la familia de las solanáceas. Fácilmente adaptable a diferentes climas y suelos, se cultiva en el período de invierno-primavera en las zonas calientes, o en la primavera-verano para las más frías.

Los tubérculos son el verdadero tesoro alimenticio, así como el medio de propagación de este valioso cultivo. No son más que la parte final de los estolones, tallos subterráneos que crecen desde el tronco y se ensanchan hacia las raíces. Cada tubérculo se distingue por una parte apical (corona), que contiene el mayor número de gemas, y un cable umbilical, donde se inserta el estolón. En general, las infinitas variedades de patata son clasificados por destino (consumo o industria), características de los tubérculos (forma, color y apariencia de la piel, el color de la pasta) y el tiempo de ciclo (corto, medio, largo), que incluye, en principio, entre los 100 y 150 días. Las más comunes son: carne de color amarillo, pulpa compacta y se utiliza para una variedad de preparaciones; pulpa blanca, polvo de celulosa, ideal para puré de patatas, albóndigas, suflés, y finalmente la de piel roja y carne amarilla, de la carne es firme, que se utiliza para cocinar en papel de aluminio, en el horno o para freír.

Excelente hervida, asada, frita, y para la preparación de puré de patatas, albóndigas, sopas, empanadas, croquetas, ensaladas, soufflés, pasteles y muchos otros platos, las patatas se destacan por sus propiedades nutricionales importantes, complementarias y diversificadas. Sabrosas, nutrientes, fácil de digerir, bajas en calorías (82 kcal / 100 g) y libre de gluten y colesterol, están constituidas por agua (77%), almidón (17,6%), proteína (1,9%), fibras (1,8%), vitaminas, minerales y otros elementos (2%), además de un pequeño porcentaje de grasa (0,1%). De alto contenido de vitaminas (C y grupo B), potasio, otros minerales y carbohidratos complejos, las patatas se revelan un alimento energético y anti-inflamatorio, bueno para la salud gastrointestinal, de la piel, para la regulación de la presión arterial y también tiene función antidiabética, debido a que las fibras contenidas en el tubérculo facilitan la absorción de azúcares simples desde el intestino. Por su capacidad para neutralizar el ácido del estómago también se recomiendan para aquellos que sufren de úlceras de estómago y acidez estomacal. Estos tubérculos tan nutritivos además, acentúan la sensación de saciedad, lo que ayuda a controlar el hambre sin hacer engordar. Atención sólo a las patatas fritas, que aunque deliciosas, tienen de tres a cuatro veces más calorías que una preparación natural.

No todos conocen quizá los muchos usos alternativos de este increíble tubérculo. En caso de quemaduras, irritaciones de la piel y picaduras de insectos, solo se aplica una rodaja de patata cruda en la parte afectada para obtener alivio rápido. Masticar un pedazo puede ayudar a combatir las náuseas del embarazo, mientras que el agua de la cocción resulta ideal para un refrescante baño de pies o suavizar la piel de las manos. Si usted tiene dolor en los ojos, puede intentar un remedio antiguo criolla: poner tres rodajas sobre los párpados, fijarlos con una venda de algodón y dejar reposar durante unos veinte minutos. La patata es también un buen removedor de manchas y limpiador natural. Eficaz contra el óxido, elimina las manchas de grasa con una pequeña cantidad de almidón, limpia cristales, espejos y superficies lacadas (también en este caso basta usar sólo una rodaja cruda), mientras que con su agua de cocción puedes limpiar la plata, así como encajes y bordados preciosos. Una buena infusión de patatas mejora los colores de las alfombras, un pequeño trozo de tubérculo elimina el halo brillante causado por la plancha, y luego, si es necesario limpiar botellas de vidrio, llenarlas con unas rodajas crudas, añadir un poco de agua y sal gruesa y mezclar bien para hacerlas brillar.

Eliminada de la dieta macrobiótica y «odiada» por el fundador de la antroposofía Steiner, quien creía que con el consumo de este tubérculo la humanidad tendiese a ser exclusivamente materialista, la patata tiene pocos límites o precauciones para su uso. Como explica el oncólogo Franco Berrino, los almidones de tubérculos tienden a aumentar el azúcar en la sangre y, consecuentemente, los factores de crecimiento de insulina y por esta razón no se recomienda para pacientes con cáncer.

La macrobiótica, que más que una dieta es un estilo de vida que tiene como objetivo lograr la perfecta armonía entre el hombre y la naturaleza, ofrece una dieta simple, equilibrada, que garantice la salud y la longevidad. El que sigue a su dictado generalmente tiende a excluir de las comidas las solanáceas (patatas, tomates, pimientos, berenjenas, etc.), principalmente debido a que contienen alcaloides considerados tóxicos y nocivos. Su uso no es recomendable ya que estos alimentos son considerados demasiado extremos (que se clasifican como alimentos yin o ácidos), que tienden a enfriar excesivamente y causar desequilibrios de la energía, acidificando demasiado la sangre y también creando desequilibrios de potasio.

(En realidad esto se refiere a la solanina, no a la patata en su complejo, ya que esta es un alimento altamente alcalinizante del organismo).
En general, la macrobiótica no recomienda estas plantas tropicales expansivas y refrigerantes, las cuales, aunque ahora también se cultivan en zonas de clima templado, se presume que no son aptos para nuestra tierra y para nuestro organismo, lo que provoca la falta de armonía con el medio ambiente y en nuestros cuerpos. Para aquellos que no pueden evitarlos, esta dieta recomienda que siga las estaciones, y que no consume las solanáceas en exceso, siempre dando preferencia a los alimentos procedentes de la agricultura ecológica.

Aún más duro hacia la patata fue el filósofo Rudolf Steiner, que en numerosos escritos y en diversas conferencias puso en claro las razones de su oposición a este importante tubérculo. El padre de la antroposofía, atento a la cuestión de la relación de los alimentos con el mundo espiritual, creía que el hombre necesitaba de proteínas, grasas, hidratos de carbono y sal para vivir. Con respecto a los hidratos de carbono, que a su juicio contribuían en particular al lenguaje y para asegurar que todo el mundo tuviera la forma humana adecuada, distinguía los derivados de las frutas (lentejas, judías, guisantes, centeno, trigo), afirmando que son beneficiosos, ya que se digieren bien en el intestino, de los que son derivados de tubérculos, como en el caso de la patata, que se consideran perjudiciales porque difícilmente digeribles en el intestino. Aquí están sus pensamientos, tomados de una conferencia para los trabajadores, que se celebró en Dornach 22 de de septiembre, 1923: «Comemos la patata, que llega al estómago y los intestinos. Aquí, sin embargo, no puede venir rápidamente digerida, y por lo tanto va sin digerir a través de la sangre. Ahora, en lugar de llegar a este nivel del cerebro ya bien refinada, como sería el caso del centeno y el trigo, y ser enviada inmediatamente hacia abajo en el cuerpo, su digestión deberá tener lugar aquí en el cerebro. Así que cuando comemos un buen pan de centeno o trigo, lo digerimos en el estómago y los intestinos, y ya no necesitamos de la cabeza para mantener a su digestión, y luego la cabeza lo puede distribuir al cuerpo. Por el contrario, cuando comemos patatas, sucede que la cabeza debe primero comprometerse a digerirla. Pero si la cabeza se va a utilizar para la digestión ya no puede pensar, porque para pensar debe tener fuerzas libres, en cuyo caso la parte inferior del cuerpo debe asumir la tarea de la digestión. Por lo tanto, si el hombre come demasiadas patatas – cosa que se produjo cada vez más desde que la patata fue introducida en Europa y adquirió importancia -, la cabeza se excluye progresivamente del pensamiento real. Y el hombre pierde cada vez más la capacidad de pensar con la parte media de la cabeza. Se piensa entonces sólo con su parte delantera. Pero la parte frontal de la cabeza depende de las sales, lleva a convertirse cada vez más exclusivamente en hombres racionales materialistas. La parte delantera de la cabeza no puede pensar acerca de lo que es verdaderamente espiritual. Precisamente a través de la parte delantera de la cabeza se convierten en hombres reales racionales. Es así que en realidad el pensamiento espiritual interior retrocedió en Europa desde el momento en que se difundió la nutrición a base de patatas «.

Si según Steiner sobre la papa, incluso pesó la culpa de haber hecho materialista al espíritu humano, merece atención la cuestión de los alcaloides mencionada por la macrobiótica. Vamos a ver lo que surge de los estudios científicos más recientes.

Solanina

La patata contiene solanina, una sustancia potencialmente tóxica localizada en la piel y en el peridermis, que es un sistema de defensa contra insectos y hongos. La concentración de este glicoalcaloide depende de varios factores, pero el riesgo de envenenamiento es realmente reducido, debido a que la dosis considerada letal para los seres humanos es de 3-6 mg / kg. Esto significa que una persona de 70 kg debería ingerir bien 4 Kg de solanina! Los estudios científicos han revelado que la concentración de solanina aumenta en los casos en que las patatas se cosechan inmaduras, tienen brotes y un color verde debido a la exposición al sol, comienzan a marchitarse o con una piel arrugada o resultan dañadas o enfermas. Por tanto, es aconsejable evitar aquellas que muestran tales signos, y siempre consumirlas sin piel sólo cuando están completamente maduras y como mucho cinco meses después de la recolección, después de haber sido almacenadas en un lugar fresco y oscuro. Siguiendo estas precauciones no hay peligro asociado con el consumo de este tubérculo.
Como dice el proverbio, «cruda, asada o hervida, patata bendija»!

Nota: Las informaciones contenidas en este artículo se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido de este artículo, y se recomienda al lector que para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales de la salud.