La hipoclorhidria, un trastorno gástrico cada vez más común

La hipoclorhidria es un trastorno gástrico cada vez más común; se trata de una falta de secreción de ácido clorhídrico en el estómago. Este ácido es necesario para crear un entorno de acidez como barrera natural contra microorganismos patógenos, para poder digerir correctamente las proteínas que ingerimos y para absorber mejor las vitaminas B12 y el ácido fólico, el zinc, el calcio y el hierro. Probablemente, los problemas más importantes de la salud son causados por la falta de secreción de ácido gástrico.

Los síntomas de la hipoclorhídria son ardor y reflujo (aunque parezca que tiene que ser al contrario), hinchazón abdominal o sensación de estar “lleno después de comer”, digestiones lentas, pesadez después de las comidas, múltiples alergias a los alimentos. Y algunos signos pueden ser deficiencia de hierro y de vitamina B12, parásitos intestinales, alimentos no digeridos en las heces, putrefacción intestinal debido a las proteínas mal digeridas, infecciones por cándidas, hiperpermeabilidad intestinal, déficit enzimático, entre otros.

Algunas enfermedades asociadas a la falta de ácido gástrico:

  • Anemia perniciosa (por falta de vitamina B12) o anemia ferropénica (por falta de hierro)
  • Enfermedades autoinmunes
  • Problemas de piel
  • Enfermedad celíaca
  • Hepatitis
  • Osteoporosis o debilidad ósea
  • SIBO o sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (de él hablaremos en otra publicación)
  • Debilidad, cansancio, apatía.
  • Debilidad muscular.

Es frecuente también que la prueba de Helicobacter Pylori de positivo en personas que padecen este trastorno. Recordemos que las úlceras gastroduodenales son producidas mayoritariamente por esta bacteria. También puede producir enfermedades más graves.

Si te sientes muy pesado o pesada justo después de las comidas, pero te sientes mejor al cabo de dos horas, posiblemente padezcas este trastorno (si, por el contrario, tienes ardor de estómago pero mejoras con las comidas, tu problema es la hiperclorhidria. ¡Justamente lo contrario!). Un profesional te ayudará a detectarlo. Aun así, estas son algunas medidas que puedes tomar para aumentar la secreción de ácido gástrico en el estómago:

  • No beber agua durante las comidas y no tomar infusiones después de éstas.
  • No comer fruta o postres con azúcar después de las comidas.
  • Comer con hambre (no con ansiedad) o hacer 3 comidas al día solamente.
  • Eliminar el gluten de la dieta.
  • Tomar suplementos dietéticos de Betaína HCl.
  • Una cucharada sopera de vinagre de manzana o de zumo de limón diluidos en agua antes de las comidas (también puedes utilizar el vinagre de manzana como aliño de tus platos).
  • Zumo de aloe vera.
  • Regaliz (¡cuidado con sus contraindicaciones!).
  • Consumir alimentos amargos como escarola, alcachofa, cardo, hinojo, jengibre, diente de león, etc. Estos alimentos estimulan la secreción de ácidos gástricos.
  • No tomes omeoprazol, ranitidina ni ningún medicamento antiácido, ni sales de frutas, ya que justamente estos son una de las causas principales de hipoclorhidria.

Consulta a un profesional para que te ayude a comprobar si padeces este trastorno y qué es lo que más te puede beneficiar.