Peculiaridades de las especias más empleadas en nuestra cocina

Ya en la antigüedad, las especias eran consideradas como auténticos tesoros hasta el punto de que se utilizaban frecuentemente como moneda de cambio y algunas llegaron a ser más valiosas que el propio oro. Desde tiempos inmemoriales la humanidad  se ha valido de las especias y hierbas aromáticas para múltiples usos. ¡Toma nota y conoce las especias más empleadas en nuestra cocina!

Las ha empleado como remedio medicinal, como condimento, como conservante, como moneda de cambio, como herramienta en ritos mágicos o religiosos y hasta como regalo propio de reyes y dioses. Hoy se las valora fundamentalmente por su empleo culinario para modificar, reforzar y/o potenciar el sabor de diferentes platos aunque está constatado que muchas son interesantes herramientas terapéuticas con las que aliviar o mejorar en diversas dolencias, lo que las convierte en mucho más que un simple condimento.

La mayoría de las hierbas aromáticas o culinarias son de origen mediterráneo. La mayor parte de las especias y condimentos proceden de Asia, excepto la vainilla, el pimiento picante o chile y la pimienta de Jamaica que provienen de América. La variada gama de sabores que aportan los condimentos se debe a sus aceites esenciales volátiles, que penetran en las fosas nasales y estimulan el sentido del olfato. En general, los condimentos estimulan el apetito, aumentan las secreciones digestivas (sobretodo el limón, el ajo y las hierbas aromáticas), reducen las flatulencias, reducen la necesidad de sal y favorecen la conservación de los alimentos.

especias más empleadas en nuestra cocina

Especias más empleadas en nuestra cocina

Conoce las peculiaridades de las especias más empleadas en nuestra cocina:

  • Albahaca: Se considera una de las plantas aromáticas de las que siempre deberíamos disponer en la cocina. Se recomienda comerla cruda o, si no es posible, agregarla al final de la preparación del plato para que no pierda su aroma. Respecto a su utilidad terapéutica, el doctor Berdonces afirma que “presenta un efecto antiespasmódico y estomacal que relaja el tubo digestivo. Su aceite esencial tiene efecto antiespasmódico, incluso de tipo antibiótico.”

 

  • Anís: Existen diversas variedades pero, en mayor o menor medida, todas son útiles como remedio digestivo, especialmente como carminativo, es decir, para reducir las flatulencias. El anís relaja el sistema neuromuscular reduciendo los espasmos o contracciones dolorosas. Cabe añadir que su ingesta aumenta la secreción de leche materna.

 

  •  Azafrán: Se obtiene a partir de tres estigmas de la flor de una planta que sólo florece durante dos semanas al año. Se necesita casi medio millón de estigmas para obtener un kilo de azafran, de ahí su elevado precio. Entre sus cualidades terapéuticas destaca que es un excelente purgante además de anticatarral, expectorante, sudorífico, tónico, sedante y regulador menstrual. También se dice que puede ser abortivo en grandes cantidades.

 

  • Canela: Quizás sea la especia más utilizada en el mundo, principalmente para aromatizar postres. estimula el corazón, los pulmones y el aparato digestivo. También es bactericida y astringente, aperitiva, digestiva y carminativa.

 

  • Cardamomo: Existen dos tipos de cardamomo: el blanco y el amargo. Se le adjudican numerosas propiedades terapéuticas. Así, se dice que tonifica, aumenta el apetito, estimula la digestión y mejora la función renal. Se utiliza en indigestiones, sensación crónica de náuseas y malestar estomacal, vómitos matinales y diarreas prolongadas. Al parecer, también resulta útil para aliviar afecciones respiratorias y pulmonares. Asimismo, ayuda en los problemas de falta de memoria y en casos de fatiga física y mental. Se asegura igualmente que es eficaz en las cistitis y en las irritaciones de las vías urinarias. También es útil en caso de sufrir palpitaciones.

 

  • Clavo: Se usa habitualmente para condimentar salsas, carnes e, incluso, pasteles. Se considera un buen antiséptico y desinfectante por sus propiedades antibióticas siendo útil además para tratar dolencias estomacales, reforzar el hígado y el corazón y mitigar la halitosis o el mal aliento.

 

  • Eneldo: Combina muy bien con otras plantas aromáticas y se suele utilizar en la elaboración de salsas, caldos, verduras, pescados y mariscos. Se considera un buen antiséptico pero, sobre todo, un excepcional carminativo. De hecho, la tradición dicta que las tisanas de eneldo son útiles en caso de cólicos, gases y trastornos intestinales.

 

  • Laurel: Griegos y romanos la consideraban una planta tan especial y con propiedades medicinales tan poderosas que incluso a Esculapió (dios romano de la medicina) se le representa coronado con sus hojas. Las propiedades que le reconocían aquellas culturas y que se han contrastado posteriormente, destaca que abre el apetito, facilita la digestión y alivia las dolencias respiratorias. Además, es diurética y reduce los gases. Para potenciar el sabor que confiere el laurel, aconsejamos romper un poco las hojas al añadirlas al guiso.

 

  • Nuez moscada: Es una de las especias más utilizadas en nuestra cocina. Se le reconocen propiedades para eliminar el aliento, rebajar la fiebre, aliviar el dolor de cabeza y prevenir los gases intestinales. Algunas culturas, además, la consideran afrodisíaca.

 

  • Orégano: Su sabor y olor son tan peculiares que permiten reconocerla fácilmente en cualquier plato. Se considera recomendable para aliviar la tos y el asma, dilatar los bronquios, hacer una buena digestión y combatir el meteorismo.

 

  • Perejil: Sirve para condimentar cualquier plato no sólo por su aroma suave sino porque refuerza el sabor de otras hierbas aromáticas. Es muy rico en vitaminas A y C y contiene cantidades interesantes de hierro, cobre y yodo. Además, es tónico, antiespasmódico, diurético y antianémico. A nivel del sistema digestivo es carminativo y estomacal.

 

  • Romero: Popularmente se afirma que refuerza la memoria y la inteligencia y que da suavidad al cabello. Además se sabe que es hepatoprotector y que tonifica el organismo en situaciones de tensión baja o fatiga.

 

  • Tomillo: Galeno, el insigne médico griego, lo consideraba el más potente antiséptico conocido hasta entonces. Y precisamente esa propiedad, que permite conservar durante más tiempo los alimentos, le hizo ser tan apreciado en los siglos pasados. El tomillo se recomienda cuando se sufren digestiones lentas acompañadas de meteorismo y dolencias respiratorias (tos, bronquitis, faringitis, etc,). Además, equilibra la tensión, fortalece el pelo, se recomienda para el lavado de las heridas y, en forma de aceite esencial, se considera un antibiótico más potente que muchos de los conocidos.

 

  • Vainilla: Se utiliza para endulzar todo tipo de postres. Actúa como estimulante aromático, digestivo, aperitivo y tónico cardíaco. Se ha recomendado en el tratamiento de la impotencia y en los problemas de disminución de la líbido por su carácter afrodisíaco.

especias

Para resaltar sabores, para aromatizar guisos, para dar color a los platos, … Son muchas las utilidades de las especias, un auténtico tesoro botánico que si bien no se caracteriza por aportarnos cantidades importantes sí resulta recomendable para prevenir numerosas dolencias y, en concreto, las asociadas al propio proceso de digestión. De hecho, constituyen uno de esos pocos productos que han dado el salto de la botica a la cocina y ese simple hecho justifica que las utilicemos para dar un toque saludable extra a nuestros alimentos.

Esperamos que os haya gustado nuestro artículo sobre las especias más empleadas en nuestra cocina. Recuerda que puedes ver todos nuestros cursos online en nuestra página web Laia Naturopatía.

Extraído libremente de “la importancia de las especias en nuestra alimentación” de la revista Discovery Dsalud.

Las informaciones contenidas en este artículo se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido de este artículo, y se recomienda al lector que para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales de la salud.