Cereales para el desayuno: ¿qué hay dentro de verdad?

Cereales para el desayuno: buenos productos, glotones y con un envase atractivo, especialmente para los niños. Pero ¿Es una solución muy saludable, como los anuncios pretenden de hacernos creer? ¿Qué es realmente el desayuno de nuestros hijos?

Sin duda os ha pasado de ir al supermercado para encontrar, en el departamento de los cereales, algo para el desayuno. Estantes largos que contienen una gran variedad de productos de diferentes tamaños, colores y sabores para satisfacer un poco todo el mundo y para añadir a la leche o yogur para un buen desayuno y fácil de preparar.

La palabra «cereales» además evoca algo muy saludable y beneficioso para nuestro cuerpo. El problema sin embargo es que del grano original estos productos no tienen prácticamente nada. Entonces, ¿qué es realmente el interior de estas cajas de colores? Vamos a echar un ojo a la etiqueta.

AZÚCAR

La mayor parte de los cereales para el desayuno tienen un alto contenido de azúcar utilizado para hacerlos más atractivos para los niños. A veces se trata de jarabe de maíz o fructosa, pero el resultado no cambia. Entre otras cosas, a menudo no es claro el origen de estos edulcorantes y si, por ejemplo, en el caso del maíz, se hacen con productos OGM.

ACEITES HIDROGENADOS

Algunos productos para el desayuno que contienen aceites vegetales como el de palma, luego, no son ciertamente beneficiosos para la salud. En algunos casos, estos aceites hidrogenados están ricos en grasas saturadas que varios estudios científicos han relacionado con la aparición de la enfermedad cardíaca, el cáncer y problemas inmunológicos. Las etiquetas hablan generalmente de «aceites hidrogenados» y no se puede estar seguro de si existen o no las grasas trans en el producto. Entre otras cosas, si son menos de 0.5 gramos por porción, las empresas pueden escribir «0 (cero) gramos de grasas trans».

cereales para el desayuno

BHA

BHA (butilado) es un aditivo alimentario que también se utiliza en algunos cereales para el desayuno. Los estudios han relacionado este aditivo con el cáncer y es por eso que los del Programa Nacional de Toxicología de los Estados Unidos han llegado a declarar que: «es razonable esperarse que el BHA sea cancerígeno para los seres humanos.»

LECITINA DE SOJA

El problema de la lecitina de soja es que podría ser de origen transgénica, de acuerdo con el Instituto Cornucopia (que busca e investiga los productos agrícolas y alimentarios) y pueden contener toxinas. El procesamiento de la lecitina de soja a menudo implica el uso de hexano, una sustancia que ha sido registrada por la Organización Mundial de la Salud como potencial agente cancerígeno y neurotoxina. Es posible que restos o residuos de hexano queden dentro del producto.

EXTRUSION

La mayoría de los cereales para el desayuno utilizan un proceso llamado «extrusión» mediante la exposición de los granos a altos niveles de calor y presión, y a continuación, cambian su naturaleza química, lo que lleva a destruir la mayor parte de los nutrientes contenidos en los alimentos procesados. Por esta razón, muchos cereales están fortificados con vitaminas y minerales.

FORTIFICACIONES

Algunos fabricantes de cereales están tratando de ocultar el alto contenido de azúcar a través de la fortificación, o la adición de vitaminas y minerales de síntesis. En algunos casos, estos productos pueden incluso ser tóxicos porque su concentración es demasiado rica. Una porción normal de cereales para el desayuno, de hecho, podría llegar a contener zinc, niacina y vitamina A en dosis mucho más altas que la dosis diaria recomendada (cantidad diaria recomendada) para un niño.

COLORANTES

Muchos cereales para el desayuno contienen colorantes artificiales en la etiqueta con un código incomprensible para la mayoría. Un estudio de 2014 realizado por la Universidad de Purdue sugiere que los niños probablemente están consumiendo mucho más colorantes alimentarios de los que usted piensa. Debemos unir, de hecho, a los contenidos en los cereales, los que se consuman a través de alimentos y otras bebidas no saludables.

AROMAS

Detrás de la palabra aromas se oculta una gran cantidad de sustancias más o menos naturales. Algunas hierbas también pueden contener ftalatos, pero las empresas no están obligadas a informar de ello en la etiqueta. Una vez más se puede encontrar un código o una palabra genérica «sabores naturales», o sea que no sabemos muy bien lo que damos de comer a nuestros hijos. Este hecho podría significar que hay una sustancia naturalmente aromática o en su lugar una mezcla compuesta de decenas de otras sustancias.

¿Conclusión? Como siempre, se recomienda que elija para sus hijos desayunos más saludables, aunque quizás menos rápidos para prepararse. Por ejemplo, añadir a los copos de cereales orgánicos enteros y sin azúcar, leche vegetal, yogur, frutas frescas o secas, semillas, etc.

Si quieres ampliar más información, desde Laia Naturopatía te recomendamos el seminario online Cómo criar a un hijo sano.

Nota: Las informaciones contenidas en este artículo se publican únicamente con fines informativos y no pueden ser consideradas como recomendaciones médicas personalizadas. No debe seguirse ningún tratamiento basándose únicamente en el contenido de este artículo, y se recomienda al lector que, para cualquier asunto relacionado con su salud y bienestar, consulte con profesionales de la salud.