Ruth Wittenberg: “Todas las “enfermedades” (por llamarlas de algún modo), tienen un origen emocional”

Biografía

Nací en Palma de Mallorca, de padres viajeros, así que me considero ciudadana del mundo. Podría vivir en cualquier lugar, mientras tenga el mar cerca. Estudié Turismo, tras varios años trabajando en las oficinas corporativas de una importante empresa, no terminaba de sentirme realizada.

Hice un curso de Quiromasaje, aunque sin mucho interés, tan sólo por probar, a modo de hobby. Pero al terminar ese curso se me cruzaron los cables, sentí la necesidad de salir de la vida que llevaba y me arriesgué, lo dejé todo para dedicarme a dar masajes.

A partir de ahí, empezó un no parar, pues hice el curso superior de Quiromasaje, luego masaje deportivo, Reflexología, Naturopatía,…. Y así he seguido hasta el día de hoy. El ámbito de las Técnicas naturales me ofrece la posibilidad de cuidar la salud con el máximo de los respetos, me apasiona, y con cada puerta que abro, veo varias más que también quiero explorar. No he dejado nunca de formarme. Recuerdo mis tiempos de estudiante, no me gustaba nada estudiar, lo que quería era trabajar. Y hoy en día, me faltan horas para poder estudiar todo lo que quiero. Cuando algo te gusta, aprender se convierte en un placer.

Este año he hecho 2 cursos, uno de Desprogramación emocional y el nivel practitioner de PNL. Y ya estoy planificando realizar el master para el año que viene. ¡No paro!

 

En la descripción de la web de Laia, comentas que te dedicas a ayudar a la gente a encontrar sus bloqueos y ayudar a deshacerlos, ya sean físicos o emocionales. ¿Qué técnicas utilizas?

La técnica con la que más me he sentido identificada en los últimos años ha sido la Fascioterapia.

¿Y eso qué es? Pues es una técnica manual parecida a la osteopatía. Las dos buscan restablecer la elasticidad y recuperar el deslizamiento de los tejidos blandos, es decir, que todos los músculos, fascias, tendones, la piel… permitan la amplitud de movimiento necesario, que se deslicen unos con otros de forma armónica y suave permitiendo así también una amplitud de movimiento en las articulaciones.

Tanto la osteopatía como la fascioterapia ayudan a deshacer las tensiones en los tejidos para permitir ese movimiento. La diferencia es que la fasciotarapia no utiliza técnicas estructurales para ajustar las articulaciones con los llamados “truch” que son movimientos rápidos y de corto recorrido para realizar ajustes articulares, mientras que la osteopatía clásica sí las utiliza.

En resumen, lo que consigue la fasciotarapia mediante la elastificación que comentábamos, es que ayuda a deshacer tensiones musculares, a mejorar la circulación de los tejidos y el metabolismo celular, consiguiendo así recuperar movilidad y aliviar el dolor.

Además de las tensiones físicas, se puede observar como también tiene un efecto a nivel emocional, dependiendo de la persona y de su grado de sensibilidad, pueden tomar conciencia del estado de tensión de su cuerpo que no han sentido hasta el momento del masaje, o darse cuenta de la razón por la que están en ese estado.

Con la PNL y con la desprogramación emocional se me va completando el puzle en este sentido, pues me doy cuenta de que todas las “enfermedades” (por llamarlas de algún modo), tienen un origen emocional y hay caminos para deshacer esos bloqueos inconscientes, que repercuten en la persona, favoreciendo la mejoría física, mental y emocional.

 

¿Qué te impulsó a formar parte de la escuela online de técnicas naturales Laia Naturopatía?

La verdad es que fue una casualidad. Yo ya conocía a Silvia y ella me llamó y me invitó a formar parte de su equipo.

Yo había tenido siempre una espinita con el tema de la formación, de hecho aún hoy en día me sigue picando. Tengo muchísimas ganas de compartir todo lo que he ido aprendiendo con quien quiera recibirlo, pero sigo teniendo algo de miedo escénico. Así que el aula me da la posibilidad de ir poco a poco en ese sentido. Voy a enfrentarme a mis fantasmas y estoy planeando grabar algunos vídeos y hacer algún webinar para Laia, para empezar. Quizá dentro de poco pueda dar alguna clase presencial…

 

¿Qué cursos impartes en la escuela?

Doy la asignatura de Estímulos Naturales en el curso de Graduado en Naturopatía. Y estoy preparando 2 cursos más.

Uno es el de Nutrición y suplementación para deportistas, que estará listo para este invierno. Y otro, que me hace muchísima ilusión, es un curso de Psicosomática. Es un área que me ha llamado la atención desde que empecé con las técnicas naturales. He leído mucho al respecto y he asistido a diferentes cursos y formaciones relacionadas con el tema, y estoy convencida de que esta perspectiva puede ser crucial en muchos casos. ¡Este espero tenerlo listo para el año que viene!

 

¿A día de hoy, sigues formándote?

¡Siempre!

 

”Me enorgullece formar parte de una escuela tan bien reconocida y con un nivel tal alto

Seguro que tienes alguna anécdota divertida que contarnos durante tus años de docencia en la escuela…

Una anécdota concreta… no, pero tengo un muy bonito recuerdo de un alumno.

Mi asignatura es muy práctica, así que todos tenemos que hacernos baños de pies, chorros, lavados envolturas, etc. Pero como no nos podemos conectar en vivo y en directo desde nuestros cuartos de baño, pues imagínate la cara que se le quedaría a tu pareja si le dices que te quedas medio en pelotas en el baño durante una videoconferencia con otras 10 personas (se ríe).  Así que lo que hacemos es practicar y luego escribir sobre lo que hemos sentido al aplicar el agua fría, caliente…

Pues bien, este chico era particularmente elocuente y con mucho salero al explicar sus reacciones. Así que cada vez que tenía que corregir alguno de sus trabajos, era como para preparar palomitas y disfrutar de la lectura, madre mía, cómo me hizo reír.

 

¿Qué es lo que más te gusta de formar parte del equipo de Laia Naturopatía?

Me enorgullece formar parte de una escuela tan bien reconocida y con un nivel tal alto. El equipo es magnífico, son grandes profesionales, tanto en sus consultas como en la escuela, lo que deja el listón muy, pero que muy alto. Y como personas son maravillosas, muy diferentes unas de otras, lo que hace que nos podamos enriquecer continuamente. Me siento muy orgullosa.

 

¿Qué recomendarías a los futuros alumnos de Laia Naturopatía?

Si aún no han elegido escuela, les diría que se den una vuelta por internet y que comparen. Me interesa mucho que comparen entre escuelas, entre programas formativos, etc. Pues entonces podrán apreciar el nivel y la calidad que ofrece Laia Naturopatía a sus alumnos.